Anfiteatro Romano

Anfiteatro de Tarragona
Anfiteatro romano de Tarragona

El Anfiteatro Romano de Tarragona, se encuentra en el  Parc del Miracle s/n de Tarragona.

El Anfiteatro completó la trilogía de edificios de espectáculos (teatro romano, circo romano  y anfiteatro romano) distintivos de una ciudad romana de primer nivel, capital de una de las provincias imperiales. Su construcción es el resultado de la donación energética de un flamen provincial (sacerdote imperial) cuyo nombre se desconoce, aunque se sabe que vivió a principios del siglo II dC.

anfiteatro de tarragonaEl Anfiteatro se situó fuera del núcleo urbano, aunque muy cerca de la ciudad. Este emplazamiento no es ocasional, ya que se hallaba muy próximo a la vía Augusta, poco antes de que esta se adentrara en la ciudad, y cerca de la playa del Miracle, donde se descargaban los animales que debían participar en los espectáculos.

El Anfiteatro mide 109,5 por 86,5 metros en total y tenía capacidad para unos 14.000 espectadores.

-“Agradecemos a YESTEQUIENES por éste vídeo del Anfiteatro”

En este edificio se organizaban dos tipos de actividades: las luchas de gladiadores (munera) y las luchas o cacerías de fieras (venationes). Además, el Anfiteatro también era el lugar donde se ajusticiaba a los condenados a muerte.

anfiteatro de tarragonaEl edificio es de planta elíptica, cuya arena, o espacio donde se desarrollaba el espectáculo, presenta unas dimensiones de 62,50 m por 38,50 m. Surcando la arena se hallaban las fossae. En una pequeña sala a modo de capilla se descubrió una pintura mural que representaba a Némesis, la diosa protectora de los gladiadores. Asimismo, la arena está separada de las gradas por un podium de 3,25 m de altura.

Las gradas o cavea estaban divididas en tres sectores o maenianae. Estas gradas se construyeron recortando la roca en el lado norte y apoyándolas sobre bóvedas en el resto del edificio. Se han localizado también la tribuna, las puertas principales de salida a la arena y una pequeña parte de la fachada.
Este edificio se reformó en el año 221, durante el reinado de Heliogábalo. Años más tarde, el 21 de enero del 259, el obispo cristiano Fructuoso y sus dos diáconos, Augurio y Eulogio, fueron quemados vivos en la arena del Anfiteatro.

Este hecho motivó en el siglo VI la construcción de una basílica de culto dedicada a estos mártires. Durante el siglo XII se edificó la iglesia románica de Santa María del Miracle sobre la primitiva basílica paleocristiana.

El Anfiteatro Romano es uno de los monumentos más importantes y mejor conservados, que ayudó a que se nombrara Tarragona como Ciudad Patrimonio de la Humanidad. La cada vez mayor afluencia de visitantes ha provocado una ampliación de su horario de apertura, haciéndolo las mañanas de los lunes (habitualmente día de descanso) en algunos periodos concretos como la temporada veraniega.


Más información:

977 242 220
www.tarragona.cat


Lugares de interés cerca de aquí:


Como llegar al Anfiteatro Romano de Tarragona desde la estación de autobuses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*